Sin renunciar a vivir - fotos que importan

lunes, 18 de enero de 2016

Sin renunciar a vivir


-
“Cada uno sale de las tinieblas y vuelve a las tinieblas. Nadie vive para siempre, pero entre una tiniebla y otra, hay un poco de vino, unas cuantas flores, algún chiste, alguna que otra experiencia sexual interesante y alguna que otra conversación bella”.

Amos Oz.

A mis sobrinos: Emily y Emilio

13 comentarios:

  1. Hay algo que atrae la mirada hacia ese tronco, esa textura "irreal" me atrapa. Felicidades.
    http://www.fernanfotos.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. ... incluso puede existir un "renacimiento".
    Un abrazo, Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, en todos los sentidos
      Un abrazo Emiliano

      Eliminar
  3. Ultimamente estoy retratando mucho a los arboles así que ya podrás ver lo que me interesa el tema. Este que has fotografiado tan bien es magnífico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te sigo, y me gusta la manera en que enfocas el tema. La naturaleza permite muchas interpretaciones y formas de acercarnos a ella, explorarlas siempre es apasionante.
      Saludos

      Eliminar
  4. Una excelente reflexión la que contiene esa frase bien elegida. Siempre estaremos solos en el paisaje, como ese árbol, pero siempre habrá alguien cercano que nos ayude a vivir y a experimentar. Un abrazo maestro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La soledad buscada siempre es apetecible, el reencuentro con las personas a las que quieres es reconfortante.
      Un abrazo Luis

      Eliminar
  5. Majestuoso en su soledad, remarcas su vigor con el fuerte tratamiento del tronco.
    Interesante pensamiento que encaja perfectamente con la imagen.
    Un abrazo Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alejandro, imagen y lectura son un todo, creo que tienes razón.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Brutal definición. Además el encuadre es una auténtica delícia visual.
    Un fuerte abrazo Ángel

    ResponderEliminar
  7. Qué árbol más bonito elegiste.
    Seguro que te mereció la pena compartir con él momentos de alegrías, incertidumbres de la vida, añoranzas de pasado compartidas mucho después juntos, y sobretodo el legado de sus dos ramas.
    Un abrazo,
    Paloma

    ResponderEliminar