miércoles, 28 de septiembre de 2022

Gemelos

 


 

Que la vida no trata a todos por igual es un hecho, yo diría que ampliamente demostrado. De estas desigualdades ni los gemelos se libran. Las decisiones que se toman, las propias convicciones, la capacidad de cada cual de aprender de los errores o aciertos y claro, las circunstancias externas, esas peculiaridades que suceden a lo largo del tiempo y tienen por fea costumbre marcarnos con fiereza. Nadie se libra, ni persona ni animal ni objeto.

 

lunes, 26 de septiembre de 2022

Anochece una vez más

 


 

Tengo claro que el mundo no funciona como debiera, todo parece estar fuera de lugar mostrando su aspecto más grotesco y escandaloso. Nada se valora pausadamente, todo debe de ser consumido de inmediato y con asfixiante celeridad. No tenemos claro el futuro, y a mí el presente se me hace incómodo. Caminar me permite distanciarme a un ritmo con el que puedo observar la vida girar a mi alrededor. Caminar con una mochila cargada con lo imprescindible para los días previstos, es una manera de viajar que me aleja del ruido del mundo. Caminar por un sendero de largo recorrido para volver la vista atrás y comprobar que anochece una vez más.



jueves, 22 de septiembre de 2022

Two hundred and ten km and back

 


 

Se abren las puertas y salgo siguiendo la trayectoria hasta las escaleras mecánicas. Delante de mí con cierta premura un hombre delgado y pequeño acelera el paso con zancadas demasiado grandes para su tamaño, me fijo en sus pantalones negros con más manchas de las que serían aconsejables lucir. En el exterior hace demasiado sol, sol de un verano largo. Me detengo en el paso de cebra miro los pies y las marcas blancas en el asfalto, se me antojan enormes casi desproporcionadas. La ciudad, el regreso, lo habitual, lo cotidiano, lo innecesario. Y dejo que mi imaginación recorra a gran velocidad los 210 km que separan San Sebastián de Santander caminando por la ruta Norte. Terminamos hace pocos días y volvimos, había que retomar los compromisos laborales y las rutinas diarias. Cruzo el paso de cebra, todo se reinicia.

Os agradezco las visitas y comentarios de estos días en las entradas programadas. 


domingo, 18 de septiembre de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 13/13

 


 

En una ocasión caminé por la costa. 13/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días.  


 

jueves, 15 de septiembre de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 12/13

 


 

En una ocasión caminé por la costa. 12/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días.  


 

martes, 13 de septiembre de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 11/13

 


 

En una ocasión caminé por la costa. 11/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días. 

 

domingo, 11 de septiembre de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 10/13

 


 

En una ocasión caminé por la costa. 10/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días. 

 

viernes, 9 de septiembre de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 9/13

 


 

En una ocasión caminé por la costa. 9/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días.  

 

 

miércoles, 7 de septiembre de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 8/13

 


 

En una ocasión caminé por la costa. 8/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días.  

 

 

lunes, 5 de septiembre de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 7/13

 


 

En una ocasión caminé por la costa. 7/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días.  

 

 

sábado, 3 de septiembre de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 6/13

 


 

En una ocasión caminé por la costa. 6/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días.  

 

 

jueves, 1 de septiembre de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 5/13


 

En una ocasión caminé por la costa. 5/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días.  

 

martes, 30 de agosto de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 4/13

 


 

En una ocasión caminé por la costa. 4/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días.  


domingo, 28 de agosto de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 3/13




 

En una ocasión caminé por la costa. 3/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días.  


viernes, 26 de agosto de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 2/13

 


 

En una ocasión caminé por la costa. 2/13

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días.  

 

miércoles, 24 de agosto de 2022

En una ocasión caminé por la costa. 1/13

 


 

No soy supersticioso. 13 entradas en el blog consecutivas que narran visualmente un recorrido por la Costa Vasca entre Zumaia y Deba entre acantilados, flysch, caminos y playas, me parece un buen número, un número suficiente. Una ruta que he repetido en varias ocasiones en los últimos años y que ahora os invito a visitar desde mi punto de vista. Editadas en monocromo, prefiero acentuar las texturas, los relieves y las sombras, también añadir ese punto surreal y abstracto que descontextualiza la serie. Quedan programadas, no voy a poder atender el blog durante unas semanas y tampoco podré subir comentarios hasta mi regreso, confío en que podáis disculparme.

Caminaré de nuevo por el norte entre Donosti y Santander, siguiendo la costa, sirviéndome del Camino de Santiago busco desconectar de la ciudad y de nuevo sentirme más cerca de la naturaleza entre el cielo y el mar. 

Disfrutad de estos días.  


lunes, 22 de agosto de 2022

La puerta entreabierta descubrió un pequeño altar




El otro día comentaba en una lista de correo (sí, os aseguro que eso existe todavía, aunque circula entre amigos y no sé si eso cuenta) sobre los pequeños objetos, esas  cosas ¿sin importancia? también recuerdos y sensaciones que sin tener un valor, digamos de peso, si tienen un significado entrañable incluso esencial en nuestras vidas. Algunas de esas pequeñeces cobran importancia con el paso del tiempo, se revalorizan. De alguna manera sucede con ciertas fotografías o quizás con el objeto, la escena o el detalle fotografiado, intrascendente para muchos cobra significado para algunos, quizás porque lo fotografiado les traiga vivos recuerdos o les procure la iniciativa para fotografiar aquellas pequeñas cosas que aman.


martes, 16 de agosto de 2022

The wall and history

 


 

Siento que una fotografía es mía hasta que la publico. Cuando se visualiza, cuando os detenéis por un momento revisando la imagen publicada, ésta cobra otra vida, amplifica su significado, lo distorsiona o transforma entero y completa el sentido -su particular viaje- de hacerla, su recorrido llega a un fin determinado, sin más adjetivos. Atrás quedan los tiempos dedicados a cada toma, las idas y venidas esperando encontrar esa luz imaginada, la necesaria para que se produzca la magia de la narración.

 

viernes, 12 de agosto de 2022

El contraste, la ciudad y la vida urbana

 


 

Ya no soy un cazador de sombras. Hace algún tiempo capturé los últimos rayos que se deslizaban rasantes en un muro de otoño. Majestuosas texturas, conmovedores relieves, profundos contrastes, una imagen única que siempre recordaré. Ahora tan solo observo y si alguna vez tropiezo con una sombra en fuerte claroscuro que me sugiera alguna idea interesante, quizás la fotografíe. 


miércoles, 10 de agosto de 2022

Desde la espalda

 


 

A pesar del sofoco propio de estos días de calor, me deslizo entre las calles del centro de la ciudad buscando un buen momento fotográfico. La fotografía como terapia de casi cualquier cosa, también como forma de olvidar por unos instantes un verano excesivo.

 

sábado, 6 de agosto de 2022

Líneas de interior

 


¿Recordáis la película “El Sexto Sentido”?, pues yo podría argumentar aquello de “en ocasiones veo líneas”, siempre están ahí junto con el punto, la forma, el contraste y la luz, se suceden, solo hay que buscarlas. Leo lo que anoté la tarde de esta toma: "el juego de la arquitectura es un entretenimiento fantástico en fotografía". El esfuerzo de componer también lo es físico, ¡esas cervicales!.

 


jueves, 4 de agosto de 2022

Arquitectura dividida

 


 

Mientras cruzo la calle establezco una división imaginaria, el curso de mis pasos conforma un esquema de composición en sí mismo, se crea y desaparece en cuestión de segundos. Lo hacemos todos al movernos en un escenario determinado, trazamos miles de líneas imaginarias que a su vez se relacionan estrechamente con tantas otras que dibujan edificios, aceras, paredes, árboles… y todo cambia en función de nuestro propio movimiento. Son divisiones que pueden marcar una buena distribución de los diferentes objetos en el plano de la fotografía, campo abonado para la diversión si contamos con una cámara en esos momentos. Esas divisiones me interesan, pueden componer una buena imagen. Las que me preocupan son esas otras divisiones, las sociales, las impuestas, las provocadas por mentes estrechas. Y esas queridos y queridas, esas, cada vez son más difíciles de borrar.

 

martes, 2 de agosto de 2022

La simetría de lo difuso

 


 

He pensado en fotografiar el misterio sin caer en la oscuridad, no quiero dirigirme hacia una imagen pesimista, algo complejo de evitar especialmente en los tiempos que vivimos. Sin embargo soy incapaz de fotografiar con optimismo más allá de puestas de sol y flores en el jardín, no responde a mis sentimientos, estaría mintiéndome. La cabeza me pide otra cosa pero procuro no satisfacer los instintos más básicos para evitar caer en el tremendismo fotográfico sin más, sin explicación, sin salida posible. Me centro en el detalle de una imagen abstracta y observo que la gente camina sin rumbo preciso.

 

 

domingo, 31 de julio de 2022

Lo abandonado

 


 

Encontrar lo discordante, aquello que no debería estar ahí y fotografiarlo, es un juego divertido que puede dignificar la instantánea de un lugar sin interés aparente. ¿Pero y lo que quedó fuera del cuadro?, ¿aportaría sentido a la fotografía?, ¿la explicaría de algún otro modo más allá de lo puramente visual?. El acto fotográfico es pura transgresión de principios físicos elementales. Ser consciente de ello es dar sentido a muchas preguntas.

 

 

viernes, 29 de julio de 2022

Imaginary balcony

 

 


 

Me asomo a un balcón imaginario para descubrir el abismo a mis pies. Lo real allí abajo aguarda. Podría tratarse de una fotografía metafórica o solo el resultado de jugar con la composición. Anoto en mi cuaderno que fotografío lo que me voy encontrando en el camino y procuro poner cierto orden en lo que veo.

 

 

miércoles, 27 de julio de 2022

El detalle insignificante entre las columnas

 


 

Uno de los mejores fotógrafos de lo cotidiano fue Walker Evans, su aparente sencillez dejó un documento social de los EEUU muy interesante. Fotografiar lo cotidiano es complicado, superar esa tendencia natural que da por hecho que la realidad ordinaria es aburrida es un reto y eso sin caer en la tentación sublimadora de la escena, en ese preciosismo poético de lo cutre que pretende hacerla menos trivial. Complejo. Stephen Shore, con una temática muy similar a Evans, pero con un principio conceptual completamente diferente, afirma: “Algunos fotógrafos salen y quieren hacer bellas fotografías. Creo que es como poner el carro delante del caballo. Las buenas fotografías son el subproducto de alguna otra exploración, o alguna otra intención”. Esa es mi búsqueda constante.

 

viernes, 22 de julio de 2022

Al doblar una esquina

 


 

Nunca sé lo que me puedo encontrar a la vuelta de una esquina. El aliciente de recorrer una ciudad desconocida en parte se debe a esto, el fantástico misterio, el enigma del descubrimiento. Me siento afortunado por muchas cosas: algunas ideas claras, el placer de la conversación y de la lectura, la música siempre, y pocos amigos aunque bien elegidos aunque tardamos en encontrarnos y reconocernos físicamente. Todo es parte de una imaginaria mochila vital. La fotografía apenas me permite describir trazos de ese bagaje al doblar una esquina y reconocer formas y líneas, que por un instante rozan mi carga emocional, la liberan, la engrandecen y le dan sentido. La luz hace el resto.


miércoles, 20 de julio de 2022

Details, angles and monochrome

 


 

Son días de calor agotador y el cuerpo no me da de sí, la cabeza anda a la zaga y todo yo soy un saco de huesos cansino. Busco las notas en mi cuaderno pero me cuesta acercarme hasta el procesador de texto para teclear alguna línea y no tengo claro que lo que voy escribiendo tenga una mínima coherencia. A pesar de todo y con las neuronas recalentadas, estoy seleccionando una serie de fotografías sin una relación temporal lógica, aunque creo que si la tienen por temática o concepto. En cualquier caso me apetece desvariar un poco por estos derroteros. Sin salir de la Plaza y sin dejar el angular extremo, esta vez me detengo en los detalles.



lunes, 18 de julio de 2022

La plaza

 


 

Situarse en un lugar y observarlo hasta alcanzar un grado de comunión casi perfecta que permita la mejor fotografía posible. Cualquier entorno arquitectónico se puede transformar en un conjunto de una belleza extraña. Busco lo singular, aquello que me llama la atención. La fotografía llega sola.

 

 

viernes, 15 de julio de 2022

Posición firme

 


En posición firme buscando el mejor momento para realizar la fotografía. Podría tratarse de un autorretrato imposible y es que me llego a identificar con algunas situaciones que suelo retratar. Y a pesar de todo seguimos aguantando el calor.

 

 

martes, 12 de julio de 2022

Sencilla complejidad

 


 

Quizás sea la sencillez, la humildad y la calma las cualidades que serían necesarias ahora mismo bien enraizadas en cada uno de nosotros y en todos a la vez como parte de la sociedad que formamos. Lo cierto es que la vida, ese término generalista usado mil veces, es el resultado de la suma de todos, de nuestras vergüenzas, de nuestros aciertos, de nuestros anhelos. Solo hay que salir y observar, cualquier escena en cualquier lugar nos habla de esto mismo. Diversidad, mestizaje, equilibrio,… y sencilla complejidad. Todo funciona cuando prestamos la debida atención, en realidad siempre tendría que ser así.

 

domingo, 10 de julio de 2022

Just a detail in the closed space

 


 

Ver lo inusual y anecdótico en un entorno corriente y vulgar es relativamente fácil, siempre que se camine con la mirada de la percepción en modo de minuciosa observación, un modo que personalmente identifico de manera cristalina como si fuera capaz de traspasar cada detalle y cada gesto. No soy yo claro, es la cámara. La cámara sea cual sea obra milagros en todo aquel que porta una. Funciona como una caja mágica, un artilugio digno del mejor de los superhéroes, potenciando cualquier cualidad hasta límites insospechados. Así camino por las calles sin necesidad de andar colgado entre un semáforo y la cornisa de un edificio de oficinas. Así encuentro esas rarezas. En ocasiones la escena ha sido preparada con antelación, alguien intervino con intención en un rincón, una pared o en un solar cerrado. Quiero creer que hay una necesidad constante de expresarse y de algún modo reaccionar ante tanta mediocridad. En esos casos tomar una fotografía de algo ya imaginado ayuda a reforzar su carácter, lo otorga cierta importancia, recobrando el valor de la idea original, quizás amplificada, diferente y transformada.

 

viernes, 8 de julio de 2022

Composición urbana con flores

 


 

Es cierto, asistimos como sonámbulos a la evolución de una sociedad anestesiada, desposeída de contenido, descafeinada en todos los sentidos, individualista como nunca y nos encaminamos directos a la distopía del “mundo feliz”, o quizás de “1984”, según se mire. No tengo ninguna duda. Lo que sucede es que intento vivir con ello, soy consciente de lo poco que puedo hacer al respecto, mi capacidad de maniobra o reacción como individuo está limitada a niveles nunca vistos. Me queda el refugio de la fotografía y por extensión natural la posibilidad de la observación consciente. El mirón de toda la vida refugiado en el intelecto que supone el acto fotográfico y quizás sea demasiado suponer. El enriquecimiento personal ya os digo que no tiene igual y su capacidad de cura mental es considerable. Entonces me permito disfrutar de esas pequeñas escenas y de esos instantes sin pretensiones ni explicaciones. Tan solo es vida.

 

miércoles, 6 de julio de 2022

Arco, Roma y la naturaleza del que camina

 


 

Continué caminando entre el color y las formas de la calle permitiendo ventilar las ideas. Comencé a abandonar el color -¿tiene la ciudad más capacidad de color frente al entorno natural?- todavía busco la reflexión adecuada, una especie de “teoría del todo” fotográfica. Poco a poco fui percibiendo gradaciones de negro, el suelo irregular y el aire mas o menos puro, con los olores reconocibles del espacio abierto de un entorno rural. Fotografié el Arco Romano de Medinaceli ignorando conscientemente la postfotografía. ¿Es igual, parecida o totalmente diferente a tantas otras?. Quizás no me corresponda a mi averiguarlo, tan solo seguir caminando.

 

lunes, 4 de julio de 2022

La conciencia y la calle



 

Lo que capturo en una fotografía puede trascender la propia apariencia de las cosas. La calle, por ejemplo, un hervidero de vida, de sucesos y detalles interesantes que describen lo que somos, comportándose como una gran enciclopedia libre sobre la sociedad donde se formulan preguntas más que describir respuestas. Y esas fotografías superan lo real de la captura porque en ellas se enmarcan multitud de pensamientos, de verdades parciales atadas a un tiempo en exceso breve por necesidad. Y sin embargo ninguna de estas fotografías es importante, o al menos carecen de la importancia del documento que pueda servir para remover conciencias. Es cierto que cada vez hay más imágenes y las que de verdad son importantes tienen un efecto cada vez menor. ¿A caso nos volvemos insensibles?, ¿el exceso de fotografías nos condiciona?. Cada vez que pulso el obturador de la cámara me hago las mismas preguntas.

 

jueves, 30 de junio de 2022

Luz, túnel y paisaje urbano

 


 

Se me ocurren mil posibles argumentos para explicar la fotografía del post de hoy y creo que todos encajarían a la perfección. Es cierto que la fotografía por sí sola no define la realidad lo suficiente, queda en un difícil equilibrio entre la verdad y la falsedad, siempre en manos de la interpretación del fotógrafo. Un texto puede ser tan esclarecedor como confuso o manipulador. Personalmente lo veo como un juego lleno de posibilidades, un juego que ofrezco a todos los que os acercáis amablemente hasta mi blog (nunca os lo podré agradecer lo suficiente) y dedicáis unos minutos de vuestro tiempo a ver la fotografía, incluso a escribir un comentario. Un juego siempre enriquecedor.

P.D. Estaré unos días alejado del blog y puede que tarde en subir los comentarios que escribáis. Disculpadme por ello.

 

lunes, 27 de junio de 2022

También en diagonal

 


 

No hace falta que se marquen explícitamente, muchas veces la configuración del paisaje nos brinda la oportunidad de aprovechar el dinamismo que ofrecen las diagonales. El paisaje solo es el objeto remodelado en manos del fotógrafo.



viernes, 24 de junio de 2022

Sombra atrapada

 


 

Una vez perseguí las sombras. Alargadas, duras, las de últimas horas y las del inicio del día. Conseguí atraparlas y comencé a perder interés por ellas, supongo que son etapas que se van cubriendo. Aún así de vez en cuando disfruto con sus formas, los relieves qué levantan, aquello que insinúan y que no siempre queda claro y preciso. Fotografiar las sombras me permite reflexionar, superar el carácter testimonial y la imparcialidad de la fotografía para ofrecer mi propio punto de vista.



martes, 21 de junio de 2022

Woman in red

 


 

Y como sí tal cosa el tiempo cambia y el aire de nuevo se llena de frescor, vuelve el trasiego a las calles, vuelven las ganas de salir con la cámara y vuelve la necesidad de fotografiar para comprender cada aspecto, cada detalle de nuestras vidas, con el firme propósito de que nada escape a la atenta mirada del fotógrafo.


viernes, 17 de junio de 2022

Fotografiar en otros tiempos

 


 

Fotografiar en la calle suele tener su dosis de complejidad. Ahora en verano (¡horror, si aún no estamos en verano!) resulta agotador, incluso editar el material delante del ordenador se convierte en una tarea angustiosa y merecedora de una medalla al valor. Deambulo entre carpetas, ya casi sin ganas de nada y entre el material archivado encuentro alguna fotografía que puede ilustrar la idea que sugiere el título del post, selecciono una y la publico. Tanta distopía como argumento de series y películas de dudosa calidad y resulta que el fuego de la realidad supera el frescor de la ficción, ¿o sería al revés?, de lo que no tengo duda, es que revisar la fotografía me hace recordar que hubo otros tiempos en los que salir con la cámara ahí fuera era incluso agradable.


martes, 14 de junio de 2022

Autorretrato con tinto de verano

 


 

Me da pereza incluso abrir una página en blanco y comenzar a teclear palabras y frases, es lo que tiene el calor, la pereza se apodera de todo, repta desde media mañana hasta bien entrada la noche y ya nada parece importante, tan solo intentar aliviar el denso aire caliente. Quizás con algo refrescante.

 

domingo, 12 de junio de 2022

Dos caminos

 


 

He salido a caminar por el parque de mi barrio y he imaginado dos posibles caminos, uno me lo ha sugerido el tendido eléctrico, podría representar la aparente modernidad, el otro es un camino de tierra y es necesario de nuestro empeño y cierto esfuerzo para continuar. Siempre tenemos la posibilidad de elegir, incluso la manera de afrontar la fotografía.

 

jueves, 9 de junio de 2022

Dystopia versus reality

 


 

¡Oh cuaderno! transcribo con torpeza ideas que revolotean por mi cabeza con la intención de crear párrafos que tengan sentido. Me gustaría poder expresarme mejor, construir frases con las palabras justas y tener una escritura fluida, pero soy consciente de mis limitaciones, seguramente por eso prefiero leer la prensa a ver las noticias en televisión, pienso que algo quedará. En ocasiones doy con artículos que merecen un puesto destacado en el cubo de la basura. No siempre son los mismos autores, los más jóvenes toman el relevo (generacional) de los carcas, pero las ideas se repiten renovadas en la forma nada más. Pretenden hacernos creer que hemos evolucionado hacia la sociedad del espectáculo y transforman las noticias en entretenimiento. Disfrutan como cochinos en el barro vomitando sus ocurrencias y lo conseguido. Pero no vivimos en una distopía postmoderna, nada más lejos de la realidad de la calle, del sentir de esa gran mayoría que, por otra parte, hace tiempo perdió el significado de lo que representan y su papel en la historia, pero que sin duda algún día recuperarán. Sin la memoria no somos nada, por mucho que se esfuercen algunos en reivindicar la amnesia. Salgo, camino y observo. La verdad está aquí mismo, entre nosotros, en la fila de la panadería, entre las personas que viajan en autobús o en el interior del metro, en la mesa contigua del bar donde paramos a tomar café, en el propio puesto de trabajo…, sin ninguna conexión con los poderosos y aquellos que les representan. Desde luego que todo no es lo mismo ni da igual, por muchas veces que se repitan las mismas mentiras, aunque ya nos consideren vencidos, no tiene sentido desconfiar de los nuestros a la vez que se alza la vista en señal de ruego a una fantasía inventada sin recorrido ni futuro.

 

martes, 7 de junio de 2022

Uno de esos momentos

 


 

En ocasiones me dejo llevar por impulsos primarios, algo así como un arranque de energía que me fulmina y atraviesa mi percepción como si de corriente eléctrica se tratase. Observo atónito mientras se produce el escalofrío que eresulta instantáneo y apenas dura una fracción de pensamiento, tengo que estar atento para intentar fotografiarlo porque nunca sé con certeza cuándo se producirá algún otro.

 

domingo, 5 de junio de 2022

El juego de las personas abandonadas a su suerte

 


 

“Al final de tantos viajes creo que algunas imágenes todavía muerden, “pinchan”, como apunta Barthes. Creo que las fotos pueden ayudarnos en la difícil tarea de “saber ver”, de pensar y resistir a este mundo consagrado a la grandilocuencia del cosmorama, de la representación que propaga la mentira y que, cada vez más, reduce y desprecia la vida”.

Paolo Gasparini

 

viernes, 3 de junio de 2022

Esos otros días

 

 

Hoy día las cámaras digitales, compactas, automáticas, móviles, etc… hacen prácticamente todo y exigen al usuario muy pocos conocimientos sobre fotografía. Los resultados están ahí, los recibimos a diario en forma de inputs desde cualquier red social. Todo se mezcla y las imágenes se multiplican porque pocas personas conocen o valoran el sentido de la fotografía. Vivimos una sociedad visual cuya forma de comunicación básica ha pasado de la palabra escrita a la imagen, sin embargo me da la impresión que poco importa la ortografía y la gramática visual. Igual ya no entiendo nada y ando descolgado de un mundo que gira a velocidad supersónica. Quizás por eso hay días que solo me apetece el juego. Montar una lente de plástico en la cámara y buscar un motivo que permita la diversión. Y entonces dejo de dar tantas vueltas a las cosas y salgo solo a pasar un buen día fotografiando.


miércoles, 1 de junio de 2022

Intangibles

 

 

El reflejo nos devuelve una versión de la vida que se desvanece en un instante. Algo parecido sucede en la fotografía de calle, la captura de un momento de vida en una fracción de tiempo. Todo o nada la toma se decide en apenas milésimas de segundo, la instantánea recogerá ese momento peculiar, dramático, ingenioso o divertido, o sencillamente no tendrá valor alguno. La tiranía de la calle nos pone en nuestro lugar nos devuelve a la realidad y nos hace ser más humildes para continuar aprendiendo. Importa el instante, la concentración, la improvisación también, y sobre cualquier cosa salir ahí fuera y disfrutar con la cámara.

 

 

domingo, 29 de mayo de 2022

Any given Sunday

 


 

Si salgo a caminar por la ciudad con la finalidad de hacer fotografías, la atención se centra casi de manera automática en formas, colores, contrastes, ciertos detalles, también siluetas y composiciones que narran una pequeña historia, o quizás escenas que permiten dejar en libertad a la imaginación y ver que cosas fantásticas trae cuando vuelve del viaje. Y caminando puedo sentir cómo el asfalto ha cambiado por un suelo blando y mullido de una senda que se adentra en el bosque al anochecer. Son otras las emociones que me aguardan.

 

jueves, 26 de mayo de 2022

El interés por la fotografía

 


 

Hace unos días anotaba en mi libreta: “hoy se ha acercado alguien mientras estaba fotografiando…”, lo recuerdo claramente, aquel hombre me preguntó si estaba haciendo fotografía callejera o se trataba de arquitectura. El lugar es propicio para ambas cosas, le comenté, charlamos un rato, le expliqué que intentaba encontrar un instante donde arquitectura y figura encajaran y me sugiriesen algo suficientemente interesante como para tomar una fotografía. Luego me contó que tenía un buen amigo fotógrafo que vivía en el sur de Francia y que valoraba mucho más lo que se llevaba en la tarjeta de memoria en cada viaje, que el valor de la propia cámara. Luego me pidió sí podía ver las tomas que había hecho. Se las fui mostrando y pacientemente él las fue viendo, me dio la sensación que le interesaban. Luego se despidió amablemente. Yo continué allí un buen rato.

 

martes, 24 de mayo de 2022

De lunes a domingo

 


 

Miro a través de los cristales. Veo una pesada carga, no solo son años, quizás decisiones no del todo acertadas, el pecado del inconformismo. O solo se trata de reflejos de sencillo egoísmo, innecesario, atroz, disfrazado para la ocasión de criterio, pero pesa en el subconsciente rogando por una ética del perdón. La mente juega malas pasadas, solo la historia es mi aliada, me arropa con su cálida certeza, frente al cristal, el reflejo que devuelve es el de un desconocido que suele fotografiar de lunes a domingo.