Cuzco - fotos que importan

domingo, 14 de noviembre de 2010

Cuzco



Entramos a Cuzco por los arrabales, por una periferia que se me antoja enorme y deprimida, sin nada que ofrecer al viajero, salvo el panorama desolador de las desigualdades sociales. Antes, Cuzco, “el Ombligo del Mundo”,  hoy un centro de turismo de gran importancia económica para el Perú. No es un reproche, ni tan siquiera una justificación, tan sólo una dolorosa realidad.

Su zona centro es rica y noble: palacios, iglesias, casas gubernamentales, la plaza de armas con su imponente catedral, y una suerte de calles que trepan, de manera sinuosa, entre las colinas que rodean la ciudad. Y es por estas calles donde corre la vida como una serpiente enroscada, entre cada piedra, cada soportal y cada plaza, vomitando con las primeras horas de luz, trabajadores, vendedores, comerciantes, buscavidas, mendigos, ... gentes que conforman el abanico multicolor de esta ciudad de pulso inquieto.

Lo que antes fueron signos del esplendor de un pueblo que se expansionó por medio continente, hoy lo son del paso de los conquistadores españoles, conformando construcciones del barroco colonial con las mismas piedras que habían alzado los templos, torres, murallas y enterramientos Incas.

En algunas cosas, hemos cambiado muy poco.

Lugar de la toma: Perú, agosto 2010.
Puedes ver la fotografía a pantalla completa haciendo “clic” sobre ella.



31 comentarios:

  1. Very good compositions Ángel !

    greetings, Joop

    ResponderEliminar
  2. Very good compositions Ángel !

    greetings, Joop

    ResponderEliminar
  3. Hola Angel, pues si, en algunas cosas no hemos cambiado nada.

    Me llama la atención las piedras de la primera foto.

    Un abrazo
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  4. Cuzco (Qosqo) es muy especial y, como siempre, la luz, que maravilla de tierra! :)

    ResponderEliminar
  5. Me gustan las piedras de la primera foto. Tienes razón, parece que no ha cambiado mucho ni parece que vayan a cambiar mucho. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que éstas y el resto de la serie van formando un reportaje magnifico. Ya me gustaria poder hacer un viaje así, hacia lo autentico, respirando ese ambiente tan real y bien conservado.
    Una gozada Angel.

    ResponderEliminar
  7. Las piedras las reconozco. El enfoque tan audaz me sorprende. Pero a estas alturas del viaje, uno debe de atreverse con todo. Las composiciones salen casi solas y solo debemos dejarnos llevar la infinita curiosidad que tienen nuestros instintos.
    Ángel, ya sabes que voy mal de tiempo. Pero cuando entro me pongo al día. Recordar pasos que ya di, me estimula a seguir visitando nuevos sitios.
    Un fortísimo abrazo

    ResponderEliminar
  8. Lo peor de todo es que igual no cambiará nunca.

    Impresionantes tomas, si la primera es impactante el resto no se queda atrás.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Geniales, como siempre. Tus viajs son reales, otros tan sólo soñamos.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  10. Unas fotos geniales acompañadas de un buen texto que ilustra.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Los Ombligos del Mundo cambian, ahora mismo estamos siendo testigos de otro cambio.
    Es de agradecr, Angel, el esfuerzo que haces poniendo siempre un texto a tus fotografias para asi saber más de los lugares que visitas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Si sabré cómo es ver Cuzco por primera vez... es otra cosa, otra cosa definitivamente. Increíble.

    Alex.

    ResponderEliminar
  13. Y crees que algún día cambiaremos? Hay demasiados ombligos en este mundo.

    abrazo compadrito

    ResponderEliminar
  14. Very impressive pictures! Sunny greetings

    ResponderEliminar
  15. Impresionante lo que he leído y visto hasta ahora de este viaje tuyo en "búsqueda de la esencia, a través de todo lo que has visto y has percibido"
    A través de estas preciosas imágenes llenas de luz y color y de tus comentarios,cargados de intensidad, llegan estas sensaciones que nos quieres transmitir de que, allí la vida del día a día puede tener otro pulso distinto y enriquecedor...
    Aquí nos haría falta que Inti nos pasara su "Vara de oro" para trasmitirnos la luz del conocimiento y otras necesidades!!...
    Seguiré disfrutando con lo que nos vayas regalando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. El que no arriesga no gana, dicen los empresarios...

    El de ese segundo encuadre tiene su premio en una foto singular, diferente y que te deja embobao un rato.

    Buena semana.

    ResponderEliminar
  17. Piedras con mucha historia!

    Pero creo que no cambiaremos jamas....

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Magníficas fotografías con un encuadre muy arriesgado que las hace diferentes, Ángel.

    La tercera, me parece impactante por la vida que, intuyo, se vive en esas callejuelas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Se alterna lo glorioso con lo mísero. A veces un poco desalentador por las enormes diferencias.
    En esencia seguimos siendo iguales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Qué bonito es perú en tu lente, Ángel... tendrías que conseguir colocar, además, los olores...

    Besicos

    ResponderEliminar
  21. La primera es una foto muy bien pensada y hecha, con ese muro de piedras enormes.

    Las otras dos, parece mentira, podían estar hechas en cualquier sitio de España.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Superb series of shots showing the feel and textures of this interesting place

    ResponderEliminar
  23. Oi Angel, fotos é que me importam (as suas mais ainda) e viagens também...Viajei nesta magnífica edição compartilhada. Abraço

    ResponderEliminar
  24. Menos mal que hay bastante cosas intactas. porque la colonización en general devastan toda una cultura para imponer otra.
    Preciosas fotos!
    Besos, querido Ángel!

    ResponderEliminar
  25. Excelente docu-reportaje; tan solo me faltan los olores. Saludos

    ResponderEliminar
  26. Excelente docu-reportaje; tan solo me faltan los olores. Saludos

    ResponderEliminar
  27. Lástima que los colonizadores no hayan sido lo bastante inteligentes y generosos, como para aportar otro tipo de cultura, sin destruir la autóctona. Es un dolor, observar cómo imponian su ley, atropellando riquezas irrecuperables que nos servirían hoy en día para enriquecer al mundo con su historia.
    Unas fotos y explicaciones con un realismo que encoge el corazón, por la impotencia de no poder cambiar las cosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar